Hotel Tártaro vs Celeste Inn

la toscanaNo tiene sentido hospedarse durante tantos meses en el infierno cuando hay estancias verdaderamente plácidas. Por ejemplo, si se ha rentado la habitación 112 en el Hotel Tártaro y el desasosiego resulta insufrible se puede renunciar a él, tomar un automóvil unos cien kilómetros al oeste para hospedarse en el 712 del Celeste Inn. Hay que saber que si no existe posibilidad de desplazamiento, bastaría con leer alguna novela epistolar que reviva alguna parte muerta en nosotros, aceptar sin más reparos algún deseo que nos asediaba, ver a través de un caleidoscopio, o simplemente cerrar los ojos e imaginar que nos desplazamos en agradable compañía por lugares tan diversos como Tokio, Camelot, Caño Cristales, Madrid, el país de Nunca Jamás, París o Edoras. Eso sí habría que evitar Pandemonium, y apostarle sobre todo a Machu Picchu, a la República muy independiente de Molrovia y La Toscana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s