Funambulistas

la acrobata chagallPara llegar al otro lado, la funambulista tendría que mantener la atención en sus propios pies. La acróbata de Chagall, la del traje rojo de flores estampadas sabe que no es del todo cierto. Da la sensación de andar sobre tierra estable pero no, camina sobre un hilo casi imperceptible. Hiperventila sin que lo advirtamos, mientras la vocecilla del hombre que flota a su lado le susurra al oído: “mujer, estás a punto de caer”. Si desea pasar al otro lado, ella necesita hacer caso omiso, distraerse de su propia conciencia, salir de sí misma observando hacia abajo; y solo lo logrará si se fija en los dedos prestos de los magos, en la manzana de Adán de los tragafuegos y en las figuras de los malabaristas. Si se piensa con detenimiento, este tipo de pericias resultan muy semejantes al arduo ejercicio de mantenerse cuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s